Soledad,
que rúbrica temblorosa
tienes.


Obra István Sandorfi

No hay comentarios:

Publicar un comentario